MaratónCDMX… ¡todo un reto!

maratonCDMXNo hay fecha que no se cumpla ni reto que no se tenga que llevar a cabo y el calendario marcaba el 28 de agosto de 2016, día del maratón de la Ciudad de México (maratónCDMX).

Recogiendo el kit

El día previo fuimos (mi esposa y yo) por nuestros paquetes a la Expo Maratón, la cual tuvo lugar en el renovado Autódromo Hermanos Rodríguez, a mi parecer fue una excelente opción dado que de esa manera nos fue posible conocer las instalaciones, estar en la recta principal, ver la zona de pits y de paso sentir la emoción que se podría tener al estar presente en una carrera de F1.

Kit maratonCDMXLa logística para recoger tu kit, el cual incluía una playera Adidas, tu número, una barra y beans energéticos, así como un pequeño sobre de miel, me pareció sencilla, solo que nos hicieron recorrer una gran distancia para llegar por él pero por lo demás estuvo bien organizada, lo más relevante de todo esto fue la publicitada playera con innovación tecnológica, que al tener un chip incrustado se configuraba con tu número de corredor y servía para ir registrando tu paso por las metas volantes ubicadas a lo largo del trayecto.

¡A correr!

La hora de salida estaba anunciada a las 7:00 hrs pero esto solo para los elite, nosotros arribamos a la zona de salida, el Hemiciclo a Juárez, alrededor de las 6:45 hrs, y según el color de la banda era la posición que se debería de tomar para las salidas de los contingentes, caminamos hasta encontrar una entrada a un contingente, y como no vimos una señal que indicara el color de ese contingente y había espacio suficiente decidimos colocarnos, este corral era para las personas con pulsera de color rojo. Escuchamos cómo dieron la salida para los elite y comenzó la espera, algo larga que terminó siendo de poco menos de una hora. Al fin nos dieron la salida a las 7:45 hrs, fue simplemente un momento de júbilo, más de uno ya lo que deseaba era comenzar la travesía hacia Ciudad Universitaria. La ruta a seguir nos llevaría por zonas muy hermosas en la CDMX. Aquí les dejo la ruta…

ruta-maraton-ciudad-mexico-2016

Comenzamos a trotar y poco a poco a tomar ritmo de carrera, el plan era mantener un promedio de entre 6min/Km y 6:30 min/Km. Salimos desde el Hemiciclo a Juárez y dimos vuelta a la izquierda en el cruce con Reforma, en estos momentos después de la espera era regocijante poder ir ya corriendo, pasamos unos baños y pensé en llegar pero la emoción me dijo ‘sigue tu camino’, más tarde recordaría esa decisión. El contigente era enorme, como una serpiente de colores, mayormente azul, que se extendía por algunos metros o incluso kilómetros.

Comenzando la travesía…

inicio maratonCDMXLos primeros cinco kilómetros transcurrieron incluso de forma rápida y sin mayores contratiempos, iba controlando mi ritmo promedio, para ese momento ya veníamos de regreso sobre Reforma, pasábamos por la escultura del Caballito y seguiríamos todo Reforma hasta prácticamente la Torre Mayor para desviarnos hacia Polanco. Antes de llegar a Polanco me llevé la grata sorpresa de encontrarme con un gran amigo, Poncho, él tenía varios años invitándome a correr este maratón, así que nos fuimos un rato al mismo paso, aprovechamos para platicar un poco, lamentablemente en una pequeña subida se rezagó un poco y por más que volteé a buscarlo fue imposible volver a verlo, entre tanta gente era como una aguja en un pajar.

Para este momento iba en la búsqueda incesante de los sanitarios, tenía  necesidad de utilizarlos, desafortunadamente desde el kilómetro 10 no había visto nada. Después, un voluntario me dijo que en el Km 14 los encontraría cosa que no fue cierta, así que comencé a tener cierta desesperación, casi como para detenerse en una jardinera y liberar todo lo que me estorbaba para seguir corriendo, pero al ir en Polanco era algo complicado. Por fin en una zona de Mazarik logré ver una fila de sanitarios, probablemente serían unos 15 o 20 sanitarios pero había una gran fila de quizás 100 personas esperando turno, esto me desanimó y decidí no detenerme, al final terminé orinando en un lote baldío al que me permitieron entrar.

Medio maratón

angel maratonCDMXMe iba aproximando a la mitad del recorrido, el kilómetro 21, el cual estaba marcado sobre Reforma un poco antes de entrar al Bosque de Chapultepéc, hasta este momento sentía que oxigenaba bien, mis piernas respondían de forma adecuada, el temor a la altura de la CDMX no había aparecido, fue una sensación de mucho gozo al pasar por la marca del 21K, mi tiempo parcial de 2:17 hrs indicaba un ritmo adecuado para mi tiempo deseado de 4:30 hrs. Todo iba bien, había llevado una buena hidratación, iba conforme al plan, en cuanto a hidratación, alimentación (barras energéticas, geles, gomitas).

Nos adentramos en el Bosque, y algo cambió, al parecer lo que había comido no se estaba procesando del todo bien dentro de mi, o simplemente el esfuerzo comenzó a impactar mi estado físico, sentía el estómago un poco irritado, indispuesto, generándome demasiados eructos, comencé a evitar el gatorade, y solo me enfoqué en tomar agua, esto ayudó un poco, logré seguir con el ritmo, un poco más lento de lo planeado pero seguíamos adelante sin necesidad de detenernos que era lo importante.

La verdadera carrera, del kilómetro 30 al 42

Salímos del bosque y realmente lo agradecí, pues esta zona a pesar de ser muy bella fue de las más pesadas para mí, no tenía idea de cuánto recorreríamos y creo que eso generó una carga mental que no era necesaria, al fin estábamos sobre Insurgentes Sur, pero aún nos faltaba adentrarnos en la Condesa. En esta zona alcanzamos el kilómetro 30, al pasar esa marca es cuando sabes que no hay retorno, que hay que entregar todo lo que te resta dentro del cuerpo y llegar hasta la meta, y aquí se generaron dos situaciones que me recargaron de energía: un buen amigo de la preparatoria, Gerardo, estaba allí dentro del público y al verme me dió un grito de ánimo, fue muy grato recibir esa voz de aliento. Por otra parte una señora que iba a mi lado al pasar por el marca, grabó un mensaje en su celular, algo peculiar que decía: «Ya pasamos el 30 chingada madre», al escucharla decir con tanto coraje y espontaneidad simplemente me hizo reír.

Al pasar por el puesto de hidratación que estaba después de la marca, decidí detenerme un poco para hidratarme de mejor manera, ya que esto marcaba el inicio de la verdadera carrera. Dado que me hidraté, caminé probablemente 50 metros y retomé la marcha, pero la fatiga ya estaba presente en todo mi cuerpo y no se iría. El tiempo parcial al kilómetro 30 fue de 3:24 hrs, si bien quedaban sólo 12K, estos implicarían un gran esfuerzo.

tiempos_maratonCDMXPor fin salimos de la Condesa y nos enfilamos a la última parte de la camino, Insurgentes Sur hasta llegar al estadio México 68 en CU. Era aproximadamente el kilómetro 34, cuando mi ritmo comenzó a decrecer considerablemente; ya me tomaba un poco más de 8 minutos recorrer cada kilómetro, en la avenida, al ya no haber tantos árboles, el sol comenzaba a apretar y a sentirse poco a poco más calor. Hubo un momento en que tuve que volver a parar, sentí un pequeño calambre en la pierna derecha, así que fue preferible caminar un poco, buscar hidratación y así evitar que se detonara.

En esta última parte del recorrido, había una gran cantidad de personas animando, de hecho ellos eran los que te ofrecían un sinfín de opciones para hidratarte, alimentarte y muchos ánimos. Me eché encima todos los ánimos para no desfallecer. La fatiga estaba en su máximo nivel cuando vi que ya era el kilómetro 39, pero me reanimé al pensar en lo poco restante del recorrido para llegar a la meta, solo cuestión de minutos. Al ver reloj me di cuenta que pasaba del medio día, y en mi mente fijé que quería llegar antes de las 13 hrs.medalla maratonCDMX

Por fin logré ver que el camino giraba a la derecha, era la entrada al estadio, me sentí aliviado y recuperé un poco de forma para cerrar de la mejor manera posible. Vi lo que nos faltaba para entrar y se me hizo muy largo así que mejor bajé la mirada y seguí concentrado en no detenerme.

En la meta

Entré al estadio y solo restaban 195 metros, estaba marcado el kilómetro 42 y la meta era visible. Esto marcaba el fin de un gran esfuerzo y el comienzo de una gran alegría; levanté los brazos para cruzar la meta y me sentí pleno de haber finalizado, cada paso dado para llegar valió la pena, era momento de disfrutar y de recordar todo lo que se tuvo qué hacer para vivir este momento…

maratonCDMX_analisismaratonCDMX_altimetria

5 Respuestas

Deja un comentario