De visita en Portland

publicado en: Ciclismo | 2

Portland
Ciudad verde y para disfrutar rodando

La semana del 17 de abril tuve la oportunidad de conocer la ciudad de Portland en Oregon, EEUU, me dejó gratamente sorprendido el nivel de respeto que se le tiene al ciclista. Al arribar al aeropuerto pude ver en uno de los letreros que indicaba una área específica de ensamblaje de bicicletas, desde ese momento logré percibir lo que era una ciudad distinta en donde se disfrutaba de una comunidad entre peatón, ciclista y automovilista.Portland Airport

Solo por curiosidad me acerqué al área y pude ver lo que era una zona en donde podías encontrar herramientas para armar tu bicicleta y salir rodando del aeropuerto, desafortunadamente no llevaba mi bike conmigo así que tuve que recurrir al tradicional taxi para que me llevara a mi lugar de destino.

Durante la semana al tener tiempo libre durante las tardes me dediqué a caminar y conocer la zona de Tigard y Lake Oswego, un par de condados cercanos a Portland, pude observar cómo en la mayoría de las calles estaba perfectamente delimitada la ciclovía, había zonas en las cuales la ciclovía se cruzaba por el carril de vuelta y aquí estaba perfectamente indicado con un letrero que el ciclista tenía preferencia y que el automovilista debería de ceder el paso y tener precaución. Sobra decir que el respeto tanto para el ciclista como peatón es TOTAL. En todo momento se mantienen a la distancia y respetan el espacio, así como el ciclista o peatón respeta de forma recíproca la zona de circulación para los automóviles.

Ciclismo urbano

En cuanto al transporte público, en los autobuses pude observar que al frente llevan un rack para dos bicicletas, con lo cual puedes poner allí tu bike y trasladarte a otro punto de la ciudad, sin la necesidad de ir pedaleando por largos trayectos. Así mismo el tren, MAX Ligth Rail, tiene un espacio indicado para que puedas subirte con tu compañera de viaje, en donde llegas y la cuelgas.

Todo esto hace que puedas ver una gran cantidad de personas desplazándose en su bicicleta, lo cual a mis ojos era simplemente fantástico. Era posible ver personas que ya fuera iban a su trabajo o a estudiar.

A comprar mi bike…BMC bike

Sin duda después de esta experiencia solo quedaba algo por cubrir y era ir y visitar alguna tienda de bicicletas, y para mi fortuna quedaba una muy cercana a donde me encontraba. La intención era ver alguna bike de ruta, con el objeto de comparar precios y por qué no comprarme una. Quedé impresionado con la cantidad de bicicletas tanto de ruta como de montaña que tenían. Logré ver unos cascos de marca Kask que difícilmente ves en México, así como unas bicicletas BMC, una de ellas me dejó enamorado, tanto que estuve a nada de comprarla… tendré que regresar muy pronto por ella 😀

Comenzando el entrenamiento para el maratón de la CDMX 2016

Para cerrar esta experiencia cabe destacar que fue en Portland donde inicié mi entrenamiento para el maratón de la Ciudad de México el próximo Agosto de 2016, el correr por esas calles tan arboladas con olor a pino fue maravilloso.

2 Respuestas

Deja un comentario