La Hermosísima… ¡pena!

HermosísimaDespués de una semana de no poder rodar dado múltiples compromisos durante el fin de semana retomamos nuestras salidas de exploración en el bosque de La Primavera.

En esta ocasión el objetivo era conocer la ruta de «La hermosísima», para realizarla es necesario bajar por Toboganes o irse por el camino ancho hasta el final de la Hermosísima y hacerla en sentido contrario a sus indicaciones.

Decidimos salir más temprano en esta ocasión, la cita fue a las 6:00 hrs para estar pedaleando alrededor de las 6:30 hrs. Al llegar a la caseta conocida como Postes decidimos la ruta la cual sería de la siguiente manera: «Postes-Mosca-Garrison-Hermosísima-Postes», comenzamos a pedalear a las 6:40 hrs, aún estaba bastante oscuro pero la primer parte que es la subida hacia el ocho y medio (conocido así al ser el Km 8.5 y en donde hay zona de estacionamiento) por el camino ancho (Prolongación Mariano Otero) no supone mayor dificultad, con una buena lámpara y está resuelto el problema.

El clima era bastante benévolo, un rompevientos era más que suficiente para cubrirte del fresco que se sentía, o incluso puedes rodar solo con el jersey. Pasamos el ocho y medio y seguimos por el camino ancho, doblamos a la derecha por el camino que te lleva a la torre 2, torre de vigilancia de semarnat, y posteriormente tomamos la brecha que se abre a tu izquierda para subir hacia la Mosca. Yo iba muy emocionado para ver si me era posible bajar con mas propiedad en la Garrison, pero casi después de haber tomado la brecha en un descuido y falta de confianza se atoró mi llanta delantera y terminé golpeándome fuertemente la rodilla derecha, creo que desde ese momento se marcó el ritmo de la ruta.

Me llevó un tiempo el recuperarme del golpe en la rodilla, Orlando se detuvo más adelante y me estuvo esperando, cuando logré soportar el dolor me puse en marcha, aunque a cada pedaleada sentía que me punzaba la rodilla, poco a poco se fue aminorando y comenzamos a subir, la subida fue marcada por un ritmo medio, mi rodilla no daba para mas, y también mi moral bajó y me sentí un tanto falto de confianza.

Llegamos arriba y comenzamos el descenso por la Garrison, a decir verdad, en esta ocasión simplemente no era mi día y bajé mas lento que de costumbre, me sentí muy apenado que me estuvieran esperando a cada momento, pero así sucede en algunas ocasiones, mi cabeza estaba en todos lados menos en concentrarme en hacer el descenso, cuando terminamos la Garrison me sentí aliviado.

Planeábamos salir hacia el camino ancho para tomar posteriormente la Hermosísima, pero al seguir por una brecha nos dimos cuenta que nos conectó hacia la bajada de Toboganes, así que decidimos mejor bajar por allí y hacer la Hermosísima en su trayectoria mas habitual que es de subida. Los toboganes nos parecieron mas cortos de lo normal, algo que me levantó un poco el ánimo, dado que habíamos bajado a un mejor ritmo.

Comenzamos a subir por la hermosísima y fue donde comencé a sentir que las piernas no daban para arriba, por más que quería ir pegado a mi compañero el me dejaba atrás, ya fuera que me atoraba en alguna rama, que mi llanta trasera patinara o algo pasaba que simplemente no lograba tomar un ritmo adecuado de subida.

Hermosísima

Por fin logramos terminar «La hermosísima», tomamos el camino ancho y ya para rematar decidimos hacer Cebada, en esta ruta hay una muy buena bajada en la cual para hacerlo de forma correcta hay llevar la llanta trasera bloqueada e ir controlando la bici, está llena de una cama de tierra fina, honestamente no iba a intentar bajarla después del pésimo día que llevaba, así que simplemente me baje de la bike y caminé.

En definitiva entendí que no iba a ser un día bueno sobre la bicicleta así que solo me dediqué a terminar la ruta y tratar de disfrutarlo un poco, me dio gusto al ver la puerta que marcaba el final de nuestra ruta.

Esperamos que el próximo fin de semana haya mejor suerte…

 

2 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *